Tus hijos pueden parecerse a tu ex, dice la ciencia

La telegonía se planteó por el biólogo alemán August Weismann. Esta teoría dice que la ascendencia de una hembra y un macho podía adquirir cualidades físicas de otro macho que se hubiera apareado con la hembra anteriormente.

Se descubrió que es posible, según información presentada en la revista Ecology Letters.

El descubrimiento

Científicos australianos experimentaron con moscas; cruzando insectos inmaduros con machos grandes y pequeños. Una vez que ya eran aptos para tener descendencia. Cruzaron a las hembras de nuevo y descubrieron que:

“A pesar de que el segundo macho engendró la descendencia, el tamaño de la progenie lo determinaba el de la anterior pareja sexual de la madre. Este hallazgo muestra que también se pueden transmitir algunos rasgos adquiridos a la descendencia de parejas posteriores de una hembra”, afirma Crean, líder del estudio.

Esto valida la teoría de Weismann, porque la “primera impregnación” tiene más probabilidades de influir en la hembra que las posteriores. Por dos razones, porque es más joven y porque las posteriores tendrían que compartir su “influencia” con las anteriores.