Trucos para mejorar tus platos con pescado.

El pescado es un ingrediente esencial en una dieta saludable y equilibrada. Todo esto debido a la cantidad de propiedades y nutrientes que contienen volviéndolo fundamental en nuestros recetario.

Como sabemos existen diferentes tipos de este maravilloso animal marino. Independientemente de que sea de agua dulce o salada, podemos encontrar grupos donde agrupar los diferentes tipos de pescado como:

  • Blancos: Merluza, gallo, rape, bacalao, rodaballo, lenguado, lubina.
  • Azules: Anchoa, sardina, caballa, chicharro, bonito, atún, salmón.
  • Semigrasos: Dorada, trucha, besugo.

Indiferentemente del tipo al que nos refiramos, en general estos contienen bajo nivel calórico a diferencia de otros animales.

Se debe tomar en cuenta también que este bajo nivel calórico y las diferentes propiedades a nombrar dependerán del tipo del que consumamos. Por ejemplo, el pescado posee diferentes vitaminas dentro del grupo B como B1, B2, B3 y B12, vitaminas liposolubles entre las que destacan la vitamina A, la D y, en menor cantidad, la vitamina E.

El pescado es tu mejor opción.

Estas vitaminas contribuyen a hacer del pescado un ingrediente capaza de ayudar a prevenir enfermedades degenerativas, cardiovasculares y hasta el cáncer. Aunque la característica más sonada en el mundo de estos son su bajo contenido en grasas.