Sucralosa, la nueva azúcar.

Después montamos la nata que deberá estar fría. Llevamos las claras a punto nieve con un poco de sal a temperatura ambiente. Poco a poco mezclamos la nata y las claras con el jugo de limón o lima hasta que esté bien mezclado.

Para presentar te recomendamos que uses una manga pastelera, viertas la mousse en vasos y refrigeres 30 minutos antes de añadir el crumble y servir.