Síntomas del cáncer de piel que no puedes dejar pasar

El cáncer de piel es una de las patologías de las cuales el número de pacientes ha ido creciendo. De estadísticas anuales a nivel mundial se estimaba que para el año 1990 una de cada diez personas sufría cáncer. Ahora hoy en día la relación aumentó pasando a cuatro personas de cada diez en todo el mundo.

La edad de aparición del cáncer de piel es a partir de los 50 años

Por lo general la aparición de este cáncer es a partir de los 50 años. Aunque esto no quiere decir que no afecte a personas jóvenes debido al estilo de vida y cambios ambientales actuales. Este tipo de cáncer se relaciona con la exposición prolongada a los rayos ultravioleta del sol.

Tal exposición se ha relacionado con la mutación del ADN de las células epiteliales de la piel. Existen dos tipos de cáncer de piel: el tipo melanoma y el tipo no melanoma. Por fortuna el no melanoma es el que aparece en la mayoría de los casos actualmente, siendo de mejor pronóstico.

Es primordial establecer los síntomas del cáncer de piel lo más precoz posible

Con el fin de evitar la progresión a la fase más agresiva de esta patología debemos siempre estar alertas. Todo cambio extraño que notemos en nuestra piel, tenemos que notificarlo a nuestro medico de confianza. El especialista sabrá que hacer en caso de que sea un síntoma maligno que nos pueda comprometer a futuro.

Debemos estar alertas ante la aparición de nuevos lunares

La aparición de nuevos lunares en la piel de forma rápida es un síntoma que nos debe poner alerta. Más sí, son lunares que aparecen después de los 25 años de edad y en lugares donde nunca estuvieron. Debemos estar pendientes de su tamaño, crecimiento, textura y cambios en el color del mismo.

Lesiones en la piel que no cicatrizan con facilidad

Cuando nos lesionamos algún sector de la piel, esta tiene un mecanismo de reparación automático. Las células encargadas de este trabajo tienden a sanar el tejido en poco tiempo para evitar mayores lesiones. Por ende si nos lesionamos debemos observar si la herida sana y cicatriza en un tiempo acorde.