Por qué hablamos dormidos y cómo dejar de hacerlo

Cuando estamos dormidos no nos percatamos de lo que sucede, menos sí se trata de hablar mientras estamos soñando. Este trastorno es denominado somniloquía, el cual es provocado por sonambulismo, terrores nocturnos, estrés, cansancio y trastornos alimenticios. Es importante aclarar que no es una enfermedad, estos episodios duran segundos y de por sí son pocos frecuentes.

Durante este fenómeno, la persona que percata el suceso escucha al que duerme decir discursos sin sentidos. Básicamente se trata de lo que alguien está experimentando en su sueño; el contenido puede ser dramático, emocional o agresivo. Generalmente este trastorno es inofensivo, al ser algo poco frecuente puede despertar a otros, causar consternación e incluso curiosidad.

La somniloquía en más habitual en niños pequeños debido a emociones y vivencias que experimentan a diario. En adultos son los mismos síntomas pero más fuertes, debido a factores como el estrés causado por el trabajo. Durante este estado, el cerebro en reposo pierde la conciencia y el discurso por lo general no tiene sentido.

Pero, ¿cómo se puede evitar que hablemos dormido?

1.- No comer demasiado antes de dormir

Cenar alimentos ligeros es lo apropiado para conciliar el sueño, comer en cantidades abundantes generará insomnio.

2.- Actitud positiva

Es importante tener pensamientos alegres para alejar las preocupaciones y angustias, las actitudes negativas nos lleva a tener pesadillas. La mayoría de los problemas de sueños se deben a situaciones que le quitan la tranquilidad a una persona. Los factores mencionados abren la posibilidad de padecer trastornos de somniloquía.

3.- Duerme lo suficiente

Respetar nuestras horas de sueños es fundamental para rendir a nuestras jornadas diarias. Cuando estas no se cumplen nos sentimos física y mentalmente agotados y de por sí el estrés incrementa fácilmente. Dormir lo suficiente implica relajarnos y dejar de pensar en lo que no pudimos hacer, desconectarnos del mundo es primordial.