¿Sabías que nos enamoramos con el cerebro y no con el corazón?

Por mucho tiempo se ha creído que los sentimientos y cada vez que no enamoramos esto proviene del corazón. Realmente muchos describen esta sensación de enamoramiento como si el corazón se fuese a salir. Pero gracias a la ciencia médica estas teorías se han venido abajo. Y se ha descubierto que realmente nos enamoramos con el cerebro.

Pues sí, el corazón solo sirve para bombear sangre y entre otras cosas mantener nuestros tejidos oxigenados. Y es que la publicidad del corazón es más comercial que una realidad. Porque ni siquiera la figura del corazón que todos dibujan corresponde al verdadero.

¿Pero a donde sentimos todo esto? Pues en una parte de nuestro cerebro que se llama sistema límbico. Este es realmente el encargado de hacernos palidecer al ver a nuestro amor y hacer brillar esos ojos. Sentir las tan llamadas mariposas en el estomago y que el corazón se sobresalte.