Los niños necesitan una buena relación entre sus padres divorciados

Además, afirma que no se puede dejar al niño en una situación que ponga en riesgo su seguridad física y emocional, pero también debe evitarse la sobreprotección. Si uno de los padres no está o no hay una buena relación, según Lopez “afecta a los niños, les produce dolor emocional, intranquilidad y confusión”.

Seguir con las responsabilidades

La seguridad de los niños es tarea de los padres. Por lo tanto, deben seguir con su responsabilidad y demostrarles que van a seguir en sus vidas y continuarán teniendo el mismo trato, apoyo y respeto, aunque mamá y papá ya no estén juntos. López asegura en su libro: “se es expareja pero no expapás”.

Es fundamental que el padre o madre con el que convivan los niños, permita la comunicación y relación con el otro. Esto, comprendiendo, que es por el bien del niño y su formación sana. Deben programarse encuentros, planificarse y cumplirse desde todas las partes. También es importante que no discutan frente a los niños, ni ponerlos a elegir entre cuál de los dos padres prefieren.

¿Cómo comunicarles a los hijos la separación?

Es importante que previamente los padres se pongan de acuerdo sobre qué decir y, lo que van a hacer con el niño. Pero, no es solo lo que se dice, sino cómo se dice. Deben hablarlo de manera calmada, y juntos, para hacerle saber que la otra persona seguirá en su vida. No deben decirlo estando molestos.