Lo que tienes que hacer si la comida te quedó salada

Cuando se trata de cocinar, hay un elemento que absolutamente habrá o deshará su plato: la sal. La sal es un ingrediente vital ya que mejora el sabor de todo lo que se agrega, desde los huevos hasta las carnes. Pero a todos los que cocinan, alguna vez, se les va la mano con sus raciones. Todos odiamos la comida salada. 

Sin embargo, no te preocupes, no está arruinada del todo tu comida. Solo debes encontrar la solución adecuada según tu receta y acá te dejamos cinco trucos para que sepas cuál es la que más se adecúa.

Diluye con más líquido

Este truco funciona muy bien si estás haciendo una sopa, estofado o salsa. Agrega cualquier tipo de líquido sin sal. Ya sea agua fría, caldo sin sal, incluso vino si tienes en tu alacena. Déjalo hervir a fuego lento durante unos minutos. Eso sí, debes echarlo en pequeñas cantidades no vaya a ser que pierda todo el sabor de la comida.