Lactasa: ¿qué es y cuál es su importancia en el organismo?

La lactasa es una enzima intestinal cuya insuficiencia en el organismo contribuye al desarrollo de un marco de intolerancia a la lactosa.

La lactasa es una enzima que se produce en la mucosa intestinal, en la zona superficial de las microvellosidades del intestino delgado. Es muy vulnerable a las agresiones, razón por la cual puede dejar de ser producida de manera temporal o permanente.

Su función principal es la de la hidrólisis de la lactosa. O sea, de la descomposición del azúcar presente en la leche y en sus derivados en galactosa y glucosa. Sin embargo, la insuficiencia de esta enzima en el organismo es la razón principal del desarrollo de un marco de intolerancia a la lactosa. Pero es importante explicar todo paso a paso.

El papel de la lactasa en la intolerancia a la lactosa

La lactosa es un hidrato de carbono (azúcar) presente en la leche y en sus derivados. Se considera el disacárido más importante de la leche. Para ser absorbido por el organismo, tiene que ser dividido en sus componentes más básicos, la glucosa y la galactosa (que son monosacáridos).

Esta función es la responsabilidad de una enzima intestinal, la lactasa. Por norma, esta enzima está muy activa durante un período de nuestra vida. A medida que vamos envejeciendo o disminuyendo el consumo de lácteos y derivados, la producción de esta enzima o su eficacia disminuye también.

Así, cuando el organismo no produce lactasa en cantidades suficientes, la lactosa permanece en el intestino. Lo que provoca que termine siendo fermentada por las bacterias intestinales. Esta fermentación está en el origen de los síntomas asociados a la intolerancia a la lactosa, en particular:

  • Náuseas
  • Distensión (hinchazón) abdominal
  • Heces líquidas, voluminosas y con un olor particularmente desagradable
  • Dolores abdominales/ cólicos
  • Flatulencia (gases), que comienzan aproximadamente de 30 minutos a 2 horas después de la ingesta de alimentos o bebidas que contienen lactosa
  • Vómitos (especialmente en la población joven)

Una de las medidas prescritas para las personas que padecen esta intolerancia alimentaria es la medicación a base de enzima de lactasa. O sea, los complementos que llevan a la lactasa, que no es producida por el organismo.

¿Qué es la suplementación a base de lactasa?

Cuando la enzima de la lactasa no se produce en cantidades suficientes en el organismo, es necesario y posible hacer la suplementación de esta enzima. La lactasa se puede encontrar en forma de cápsulas y pastillas masticables.

Es de destacar que estos suplementos nutricionales no revierten el marco de la intolerancia a la lactosa. Pero logran ayudar al organismo a digerir el azúcar de la leche, por lo tanto, la lactosa. De modo que logran evitar los síntomas descriptos.

La cantidad de enzima necesaria para el organismo varía de persona a persona. Por esta razón, recomendado el seguimiento por parte de un nutricionista o especialista en intolerancias alimentarias.