La salud intestinal y la depresión están estrechamente conectadas

La salud intestinal y la depresión están estrechamente vinculadas. Por muchos años fue una sospecha. Resultó cierto luego de un estudio hecho por científicos de la Universidad belga de Leuven. La publicación en la revista  Nature Microbiology, revela que identificaron dos bacterias intestinales claves en la depresión y en la calidad de la salud mental.

La salud intestinal y la depresión están estrechamente conectadas

En principio se sabía que el intestino y el cerebro están conectados por el nervio vago: “El intestino y el cerebro están íntimamente conectados por una vía bidireccional llamada eje intestino-cerebro (…) El nervio vago es el nervio más largo del cuerpo, es la ruta clave para la comunicación entre los microbios intestinales y nuestro cerebro” dice la dietista Kate Scarlata al portal Soy Curioso. Por lo tanto, los microbios en nuestro intestino están asociados al cerebro.

“Hace tiempo que sabemos que el neurotransmisor serotonina desempeña un papel crucial en la biología de la ansiedad y la depresión (…) Además, sabemos que el intestino tiene una mayor concentración de receptores de serotonina que el cerebro. Dicho esto, hemos planteado la hipótesis durante años de que la conexión entre el intestino y la depresión es real y fuerte” asegura Donald N. Tsynman, gastroenterólogo de Manhattan Gastroentorology.

Dos bacterias intestinales influyen en la depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *