La respuesta de un pastor ante el cierre de una granja por el canto de los gallos

Una gran y elocuente respuesta que ha sido aplaudida por quienes la han escuchado. Algunos hasta han catalogado el discurso como algo épico. Descubre por qué.

La principal queja de Nel Cedeño, un pastor español que manifestó su opinión durante un paseo con sus perros por el campo, se ha viralizado. ¿El motivo? La absurda medida que fue sentenciada por un juez ante la denuncia de un hotel que se hace llamar “rural”.

Resulta que un hotel ubicado en Canga de Onís, concejo de la comunidad autónoma del Principado de Asturias (España), decidió denunciar a una granja aledaña a sus inmediaciones. Todo porque los gallos que hacían vida en ese lugar, no dejaban dormir a sus huéspedes. Por ello un juez o autoridad del lugar sentenció el cierre del gallinero.

Al parecer el “kikirí ki” de los gallos despertaba a los pobres huéspedes en horas inadecuadas. Interrumpía sus sueños. Lo cierto es, que ante tal medida el pastor decidió manifestar su total rechazo mediante un vídeo. En el material Cedeño critica que si los lugareños nunca se quejaron de la música de los turistas en el hotel hasta altas horas de la noche, por qué a ellos si les molestó el cantar de unos gallos.

“Claro, las pites canten, son el despertador de la naturaleza. Y a los inquilinos del hotelito rural les molesta porque cantan a horas intempestivas”, dice Nel Cañedo, que continúa: “¿Qué horas son intempestivas, majos? Porque para mí horas intempestivas son las 3 de la mañana cuando estáis en el jardincito con el ‘chunda chunda'”, así lo dijo Cedeño en un vídeo que colgado en distintas redes sociales y que hasta la fecha tan solo en Youtube, lleva 440.333 visualizaciones.

Pese a lo difundido en primera instancia, una startup de contenido audiovisual llamada Newtral, dio otra versión de los hechos. La empresa aseguró que ningún juez cerró el gallinero por molestias con el ruido. Se ordenó «el cese inmediato de la actividad de cría de gallos por no tener las preceptivas licencias municipales de actividad y funcionamiento».