¿Eres una soltera feliz? Esto lo demuestra

Para algunas mujeres, la soltería es sinónimo de desgracia. Sin embargo, estamos en este siglo y no, no es necesario casarse para ser una “Gran señora”. Ya no estamos en ‘Orgullo y Prejuicio’ y Jane Austen no escribe tu historia. La soltera feliz existe. Seguro conociste a muchas mujeres que no saben estar solas, que se mueren si no tienen a nadie al lado. Sin embargo, no todo puede ser así siempre ¿Quieres saber si eres una solterona feliz? Si descubres que es así, no tiene nada de malo.

6 señales de que eres una soltera feliz

1- Disfrutas los fines de semana tranquilos

¿Y a quién no le gusta estar sola y tranquila descansando? Sin preocuparte por nada, puedes estirar los pies sobre la mesa de tu sala, sembrarte en el sofá a ver series. O, simplemente no hacer nada que fuerce tu mente a pensar demasiado.

2- Hacer cosas sola

Eres una soltera feliz si sales al cine sola, tomas unos cócteles en un bar o vas por tu comida favorita en ese restaurante que tanto amas. Todo está en divertirse y disfrutar sola.

3- ¿Puedes dormir sola?

Aprendiste que la cama se disfruta mejor cuando tienes todo el espacio para estirarte. Eso es lo mejor para ti en una larga noche. Sientes que es hasta gratificante.

4- No te importa lo que otros digan

Ya no te importa la pregunta de la típica tía indiscreta: “Sobrina ¿Cuánto te casas?” Para ti son más importantes todos los logros que cultivaste durante todos estos años, que un papel o una alianza en tu dedo. Entiendes por qué la gente es así y, sencillamente, ya no importa lo que pregunten.

5- No te vencen las palabras bonitas

Sí, existen pretendientes, pero ya no te dejas engañar por quienes te intentan convencer. Ya no importa lo que digan tú eres independiente de la labia. Te fijas en otros atributos de un hombre y miras los aspectos con astucia. Para que alguien gane tu corazón y confianza, debe “valer la pena”.

6- Dedicas tiempo a tus seres queridos

¿Hasta cuándo estarán? Ellos son quienes realmente están contigo en los peores momentos. Cuando quieras ir a casa de tu madre, solo debes ir y ya. Te mandas sola.

7- Valoras tu espacio

Lo disfrutas, todo lo que tienes. Sientes que no cualquiera puede entrar a tu hogar sagrado.

8- Lo tienes todo

Estás completa, encaminada. Llegaste a todas las metas que quisiste o vas hacia ellas. El cielo es el límite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *