Enfermedades oclusivas de las arterias y cómo tratarlas a tiempo

Muchas veces escuchamos sobre las enfermedades oclusivas de las arterias y no prestamos mucha atención al tema. Se ha convertido en una enfermedad silenciosa que afecta a 4 de cada 10 individuos en el mundo. Es que el sedentarismo y la predilección por la comida chatarra nos hacen vulnerables a padecerla.

¿Qué son las enfermedades oclusivas de las arterias?

Este es un término general con el cual se designa a las enfermedades que producen oclusiones a la luz arterial. Se caracterizan por ser engrosamientos de las capas arteriales que favorecen la pérdida de su elasticidad normal. El problema más frecuente es la acumulación de depósitos de grasa sobre las paredes de las mismas.

Esto a su vez disminuye el diámetro de flujo sanguíneo hacia un tejido determinado, ocasionando una futura necrosis. Por lo general las arterias que se ven más afectadas son las que van hacia el cerebro. Seguidamente por el corazón, los riñones y demás órganos importantes, disminuyendo la calidad de vida de quien la padece.

La más conocida es la arterioesclerosis

Quien no ha escuchado sobre esta patología y es que se caracteriza por la acumulación de depósitos de grasa. La cual tiende a adherirse sobre las paredes arteriales, disminuyendo también la luz del mismo. Aunque también debilidades en la forma del vaso produce la disminución del calibre arterial general.

¿Cómo se instaura un proceso oclusivo?

Todo comienza cuando unas células llamadas monocitos migran desde el flujo sanguíneo y quedan atrapadasen la pared arterial. Estas se adhieren al endotelio donde van creando poco a poco redes celulares que van disminuyendo el calibre arterial. La hipertrofia de los pequeños músculos de los vasos también tiende a formar cuadros obstructivos.

¿Cuáles son los síntomas de las enfermedades oclusivas de las arterias?

Imaginemos las arterias como tuberías de agua, si alguna se cierra no llegara el agua hacia determinado sitio. Lo mismo pasa con las arterias, la sintomatología va a depender del sitio afectado y que órgano sea irrigado. Los síntomas aparecen por lo general cuando la luz de la arteria se ve comprometida en un 90%.