En Japón te ofrecen esta arma ancestral a cambio del pago de los impuestos

La ciudad de Seki en la prefectura de Gifu, Japón, anunció recientemente que hará entrega de 20 espadas japonesas hechas a mano a cualquier ciudadano que pague sus impuestos furusato (ciudad natal) por montos de entre 3 y 5 millones de yenes (USD 29.600 y 49.300).

Los impuestos furusato no son exactamente un impuesto, ya que no son obligatorios ni los pagan los vecinos de la ciudad. Es más de una donación que se utiliza como ingresos fiscales para la ciudad, y también permite que el donante reciba un descanso en su propia residencia fiscal.

img_7995
Su implementación se inició en 2008 como una manera de hacer frente a la pérdida de ingresos que las zonas rurales enfrentan como resultado de la disminución de sus poblaciones. Con el fin de atraer donaciones, las ciudades ofrecen presentes a menudo para agradecer las donaciones, como productos o artesanías locales, o incluso la posibilidad de ser alcalde.