Cómo saber si mi hijo es un malcriado y qué hacer al respecto

Todos queremos lo mejor para nuestros niños. Maestros, abuelos, tíos y, más que nadie, los padres. Por eso, solemos cometer errores, pretendiendo que estamos haciendo lo correcto. No te preocupes, todo tiene solución. Lo primero es aceptar que nuestro hijo es un malcriado y buscar la mejor alternativa. 

Cómo saber si mi hijo es un malcriado

Primero hay que definir lo que es un malcriado. Es una persona que pretende siempre hacer su voluntad, sin importarle la conveniencia o prudencia de sus acciones.

Respondete sinceramente:

  • ¿Qué tan frecuentes son los berrinches de tus hijos?
  • ¿Te avergüenzan frente a otros por su conducta o respuestas?
  • Cuando le hablas, ¿te obedecen o te ignoran?
  • Nada le parece, nada le gusta y siempre parece estar a disgusto
  • ¿Hay que ofrecerle algo, amenazarlo o rogarle para que haga lo que se le pide?

Si respondiste sí, por lo menos a tres de estas premisas, entonces efectivamente tu hijo es un malcriado. Pero ¿Qué hacer al respecto? ¿Qué medidas tomar?