Cómo reparar tus muebles y dejarlos impecables

Renueva la apariencia de tus viejos muebles poniendo en práctica las recomendaciones que en las siguientes líneas te damos.

Si estás cansado de la apariencia de tus viejos muebles, antes de pensar en desecharlos, conviene darle una segunda vida.  Todo lo que debes aprender es a repararlos para que queden completamente impecables. Antes que nada debes tener la disposición y el tiempo para ejecutar con calma el proyecto.

Lo primero que debes tomar en cuenta son los materiales que vas a requerir. Una vez que cuentes con todos los implementos será el momento de iniciar. Para llevar a cabo la renovación de tus muebles necesitarás:

  • Un paño limpio y suave para limpiar la superficie de los muebles
  • Papel de lija de grano fino y medio
  • 2 brochas, una ancha para pintar superficies amplias y otra fina para los espacios más pequeños.
  • Disolvente de pintura
  • Pintura para madera
  • Barniz
  • Tapaporos para madera
  • Pulitura

Manos a la obra para reparar tus muebles

Empieza por eliminar cualquier vestigio de sucio o polvo de la superficie de tus muebles, para eso usarás el paño. Cuando esté todo limpio procederás a pasar la lija de grano medio para igualar toda la superficie. Si la pintura base de los muebles está muy pegada y no logras removerla con la lija, te toca usar el disolvente.

Cuando usas disolvente, debes esperar unas cuantas horas para pasar a pelar la madera. Sabrás que es el momento adecuado porque la pintura base tendrá burbujas. Acto seguido con ayuda de una espátula remueves todo. Luego pasas a limpiar nuevamente la superficie de los muebles y cuando todo esté parejo y bien seco procedes a pintar.

Es importante destacar que si la madera fue atacada por termitas o posee algún golpe, rasguño o abolladura, debes lijar y colocar tapaporos. Luego que seque, a su debido tiempo, puedes pintar con tranquilidad. La recomendación en cuanto a la pintura es que elijas una fabricada a base de agua. La ventaja es que con ese tipo de pintura puedes corregir sin tanto problema algún defecto de cobertura.

Una vez que la primera capa de pintura esté seca, chequeas toda la superficie, si es necesario pasas la lija fina, limpias y echas la segunda capa. Llegado a ese punto, cuando toda la pintura seque, puedes crear un efecto envejecido en la madera. Lo que tienes que hacer es utilizar la lija de grano medio en los bordes y zonas medias que quieras destacar. Después vuelves a limpiar y por último colocas el barniz.

Ten en cuenta siempre que si la pintura es a base de agua el barniz también lo debe ser. De no hacerlo se formarán burbujas y tu trabajo se habrá dañado. Disfruta de ese tiempo y haz tu proyecto con calma, como un pasatiempo con el que te puedes relajar. Esperamos que te animes a poner en práctica todos nuestros tips, y que luego nos cuentes cómo quedaron tus muebles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *