¿Cómo eliminar definitivamente los callos de los pies?

Los callos son bultos ásperos y endurecidos que comúnmente se forman en los pies por causa de la fricción repetida. Son desagradables, antiestéticos y dolorosos. Afortunadamente, la mayoría son inofensivos y fáciles de eliminar con remedios naturales que puedes realizar desde tu hogar.

Remedios caseros para eliminar los callos y la piel reseca en los pies

Piedra pómez

La forma más común de eliminar los callos es usando una piedra pómez para exfoliar suavemente la piel endurecida. Primero, remoje los pies en agua tibia durante 10 minutos o hasta que los callos empiecen a ablandarse. Frote suavemente la piedra pómez en las protuberancias, asegurándose de limpiar la piedra esporádicamente durante la exfoliación.

Es importante no frotar los callos con mucha fuerza, ya que quitar varias capas de piel puede resultar doloroso y causar cicatrices. Para mayor efectividad de este remedio agrega un puñado de sal o bicarbonato de sodio al agua tibio. Ambos actúan como exfoliantes naturales para ayudar a eliminar la piel muerta.

Aceite de oliva y de sésamo

Frota una cantidad generosa de aceite de oliva sobre los pies y cúbrelo durante toda la noche con calcetines de algodón. Si optas por el aceite de sésamo, calienta el aceite en una sartén y agrega un puñado de semillas de sésamo. Deja enfriar el aceite. Frotas y cubre los pies toda la noche con calcetines de algodón. Ambos métodos ablandarán la piel de los pies y ayudará a reducir los callos.