Aprende a pelar naranjas a sangre o a lo vivo ¿Quieres saber cómo?

A continuación, comenzaremos retirando el flavelo o la piel de la naranja haciendo cortes de arriba abajo. Ten cuidado con este procedimiento para que no cortes mucho de la pulpa o los gajos. Por ello, es preferible que vayas poco a poco, puedes dejar un poco del albedo en la fruta.

Seguidamente, puedes terminar de retirar el exceso de albedo de la naranja con cortes más precisos. Una vez la naranja este pelada, libre de piel blanca, cortaremos los gajos uno por uno.

Si te fijas bien en la forma y posición de los gajos, te dirán por donde exactamente debes córtalos.

Para cada gajo debes hacer dos cortes para que puedas separarlos del resto de la pulpa. Así estarías desprendiéndote fácilmente de la membrana que cubre los gajos. Repite esta operación hasta que consigas extraer todos los gajos de la naranja.

Y es así como podrás obtener tus gajos jugosos y limpios listos para decorar postres o añadirlos a las ensaladas.