Aprende a picar cebollas y no llorar en el intento

Picar cebolla casi siempre nos da ganas de llorar pero existen formas de evitarlo y en este artículo te las contamos.

Las cebollas contienen una sustancia que se conoce como alinasa, que es la que genera irritación en las mucosas nasales. Ese es el motivo por el que generalmente lloramos cuando picamos cebolla. También por eso a algunos les gotea la nariz.

Si no quieres terminar como protagonista de novela dramática, llorando en la cocina, te invitamos a tomar en cuenta estas recomendaciones. Porque eso de picar cebollas con unos lentes, o con la nariz tapada, no resulta nada práctico ni cómodo.

Estas sugerencias te ayudarán a disminuir los efectos de esa sustancia que bota la cebolla, así que dile adiós a las lágrimas de cocodrilo.

Pon la cebolla a enfriar            

Si antes de picar la cebolla la introduces unos minutos en el congelador o en la nevera, la misma desprenderá menos alinasa cuando la cortes.