Aléjate de la pareja que no te conviene de una vez por todas

Tener esperanza hace que nuestra dignidad también se pierda. Porque, aunque haya muestras evidentes de desinterés hacia nuestra expareja, conservar un poco de esperanza o cosas que nos recuerden a ese alguien, demuestra que en el fondo no lo hemos superado.

Lo que necesitamos es cortar lazos y tiempo para sanar. Aléjate de quien no te conviene o con quien no te sientes bien. Sé una mujer fuerte.