Ajos confitados, el toque que tus recetas adoraran.

Los ajos confitados son fáciles de preparar y muy prácticos a la hora de cocinar, aunque estos ajos confitados pierdan un poco de su potencia y picante, son capaces de realzar el sabor de los platos en los que los añadamos.

En este artículo vamos a enseñarles 2 formas muy sencillas de cómo preparar estos ajos confitados. Estos serán de mucha ayuda a la hora de realzar el sabor de todo tu recetario.

Además, debes tener en cuenta que una de las maravillas de esta receta, es que los ajos confitados pueden ser preservados en frascos de conserva en grandes cantidades. De esta manera, puedes hacer uso de ellos siempre que lo necesites.

De esta forma siempre tendrás a tu disposición un diente de ajo para cuando necesite aromatizar o añadir sabor a cualquiera de tus platillos.

Ingredientes para hacer ajos confitados.

  • 1 cabeza entera o cuantos tú prefieras preparar.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Preparación de los ajos confitados:

  1. Como bien dice la receta nuestro ingrediente esencial para preparar los ajos confitados, son efectivamente ajos. Es por ello que debes utilizar ajos muy buenos, gordos, grandes, preferiblemente que sepas de donde proceden, pues la calidad del ajo variara el resultado de esta receta de ajos confitado, a mayor calidad de ajo mayor calidad en el resultado final.
  2. Para continuar, una vez tengas los ajos, separa los dientes de ajo de la cabeza, no los peles todavía.

A partir de aquí podemos preparar nuestros  ajos confitados de dos manera: bien si es al horno o bien si es a fuego.

Al horno.

  1. Si prefieres hacerlo con este método, lo primero que debes hacer es colocar los ajos en un recipiente de vidrio o de barro (si no, cualquier recipiente que aguante el calor del horno te servirá) preferiblemente de tamaño pequeño.
  2. Entonces, añade el aceite de oliva de manera que cubra todos los ajos.
  3. Hornea los ajos durante 1 hora a 150º.
  4. Una vez pase la hora, retira la piel y el ajo estará finalmente confitado, este será casi ua pasta con un aroma muy sutil y delicado.

A fuego.

Si por el contrario prefieres confitar los ajos a la cocina, empezaremos poniendo los ajos en una ollita o cazo. Repetiremos el proceso anterior cubriéndolos con el aceite.

  1. Deja el fuego lo más bajo posible y remueve de vez en cuando para que se hagan y capten el sabor en su totalidad.
  2. En este caso, si prefieres confitarlo de esta manera es preferible que peles los dientes de ajos, aunque también puedes dejarlo sin pelar, solo que de esta manera el sabor no tendrá tanta potencia.
  3. Mantén el sartén a unos 80º y evita por todos los medios que este llega a hervir.
  4. Este proceso dura alrededor de 40 minutos, durante este tiempo debes darle vuelta a los ajos de vez en cuando.

Antes de usar, déjalos en un frasco de vidrio dentro de la nevera durante 3 semanas. De esta manera el sabor se asienta y sera un poco más fuerte.