¿Abres los ojos cuando tienes miedo? Este es el motivo

Puede que antes no te hayas dado cuenta pero, todos solemos abrir más los ojos cuando tenemos miedo. La ciencia te explica el por qué.

Una de las cosas más notables cuando sentimos miedo es la aceleración del ritmo cardíaco. A esto le sigue la sudoración de manos producto de los nervios y quizás ansiedad. Sin embargo, hay algo que inmediatamente ocurre con nuestra vista y a lo mejor no nos hemos hecho conscientes de ello.

Un grupo de científicos de la Universidad de Cornell (EEUU), realizaron un estudio publicado en 2014 en la revista Psychological Science relacionado con el abrir o cerrar los ojos. El equipo descubrió que abrimos más los ojos frente al miedo, y los cerramos en momentos de enfado.

El motivo

Cuando tenemos miedo los ojos se abren más para tratar de identificar con claridad lo que nos generó esa emoción. Los ojos intentan detectar rápidamente aquello que representa una amenaza. Funciona como una especie de mecanismo de defensa.

En cambio cuando estamos enfadados se hace una arruga en nuestro entrecejo y cerramos más los ojos. De manera natural los ojos intentan bloquear la luz para centrarse en un punto, que generalmente es la causa de nuestro descontento.

Para los investigadores lo descrito nada tiene que ver con una comunicación no verbal. En el caso de ambas emociones, lo que ha ocurrido es una adaptación a lo que percibimos en el entorno. Los ojos lo que han hecho es manejar las propiedades de la luz de según la situación. De esa forma las emociones preparan el ambiente antes de la traducción visual por parte del cerebro.

Indiscutiblemente bajo una situación de miedo la atmósfera se transforma. Nuestras pupilas se dilatan. La visión se agudiza como si estuviéramos mirando dentro de un túnel o con unos binoculares. Todo a nuestro alrededor fuera del foco de atención desaparece, para concentrarnos en lo que nos asusta.