8 alimentos considerados “perjudiciales” que en realidad no lo son

7. Mantequilla

En la mantequilla encontramos abundantes vitaminas (D, A, E, C y B), calcio, fosfolípidos y aminoácidos esenciales, que participan activamente en la construcción de las células.

El consumo habitual de este producto afecta positivamente la apariencia: fortalece el cabello, evita el debilitamiento de las uñas y tonifica la piel. La mantequilla en cantidades moderadas afecta positivamente la salud del corazón y los vasos sanguíneos, aumentando su elasticidad y previniendo la formación de coágulos.

8. Levadura

Las levaduras deprimen la microflora intestinal sana, aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades oncológicas y se multiplican activamente en el tracto gastrointestinal: estos son los mitos más populares que oirás acerca de este producto. Pero en el proceso de horneado, la levadura muere debido a las altas temperaturas. Por lo tanto, el pan horneado es un alimento 100% seguro en este sentido.

En defensa de la levadura, podemos decir que de estas se obtienen vitaminas del grupo B necesarias para la regulación del metabolismo y el funcionamiento del sistema nervioso. Además, contienen hasta 16 aminoácidos diferentes, un aliado ideal para construir y restaurar músculos.