8 alimentos considerados “perjudiciales” que en realidad no lo son

Beth Cecil cree que la prohibición categórica de los dulces solo aumenta el deseo por ellos. Y además aumenta el riesgo, no solo de quebrar la prohibición e ingerir toda una caja entera de donas en dos minutos, sino también de aficionarse a bebidas alcohólicas en un intento de reemplazar el placer que supone disfrutar del postre deseado.

En una dieta saludable es importante, no tanto renunciar a los alimentos perjudiciales, sino un equilibrio razonable. Si tu dieta no te aporta ninguna alegría, será muy difícil mantenerla.

3. Aceite de palma

El aceite de palma se ha convertido en uno de los tipos de grasa vegetal más comunes y más económicos del planeta. Contiene muchos antioxidantes, los carotenoides, los cuales tienen un efecto positivo en el cabello debilitado y la piel. Este producto contiene un nivel elevado de vitamina E, que implica tocotrienol y tocoferol. Estos dos luchan contra los radicales libres que provocan la aparición del cáncer.

Las personas son aficionadas a asustarse por el hecho de que el aceite de palma, supuestamente, no se digiere bien, ya que se derrite a una temperatura superior a la del cuerpo humano. Esto no es cierto, porque las grasas se digieren en nuestro organismo, no bajo la influencia de las temperaturas, sino con la ayuda de sustancias biológicamente activas: enzimas.