5 reglas de oro para vestir (cool) en la oficina

El protocolo de vestimenta cuando respecta a una oficina, es uno que tiene tantas reglas que a veces es complicado (y aburrido) de seguir. Sin embargo, que sea un dictamen no significa que siempre tengas que llevar un outfit aburrido a tu área de trabajo.

Esto lo puedes lograr haciendo ciertas inversiones, además de reutilizar algunos de los clásicos que ya tienes en tu armario, pero que seguramente no habías pensado que podías llevar de lunes a viernes en un horario fijo.

¿Aún no sabes cuáles son?

Color: cuando se trata de tu armario, extiende tu paleta tonal, por nada te quedes solo con los básicos. Puedes intercalar un azul con un verde o algún otro que favorezca a tu color de piel, el punto es darle vida a tu look.

Estampados: así como con los colores, procura adquirir alguna prenda con un print que sea favorecedor, puede ser desde unos clásicos cuadros vichy a algún estampado floral o minimalista. Las opciones son infinitas, solo tienes que buscar uno que se adapte a tu personalidad.