4 efectivos métodos para reducir la papada

Tanto las personas que tienen algunos kilos de más como las que están delgadas suelen estar preocupadas, en muchos casos, por reducir la papada. El doble mentón no solamente se relaciona con el sobrepeso, sino también con cuestiones genéticas, la edad y algunos trastornos de salud.

En este artículo compartimos los 5 mejores ejercicios y remedios caseros para reducir la papada. Si los realizamos con constancia, en poco tiempo lograremos un cuello fino y esbelto que cambiará por completo el aspecto de nuestro rostro. 

Ejercicios y remedios para reducir la papada

1. Movilización de mandíbula

Algunos casos de doble mentón que no están relacionado con el sobrepeso pueden tener como causa las tensiones que afectan a la mandíbula. Apretar la boca de manera continuada, por el día y por la noche, puede afectar a la flexibilidad y firmeza de la parte inferior.

Para reducir la papada, por lo tanto, deberemos realizar cada día ejercicios con nuestra mandíbula. Además, este hábito nos ayudará a combatir el bruxismo. Podemos realizar los siguientes movimientos:

  • Abrir y cerrar la boca.
  • Mover la mandíbula de lado a lado.
  • Sacar la mandíbula mientras llevamos la barbilla hacia delante y volverla a su posición.
  • Realizar círculos hacia ambos lados.
  • Hacer todo tipo de muecas con la boca.

2. Movilización de cuello

El cuello pone en evidencia nuestra edad. Si nos olvidamos de él, la papada aparecerá de manera prematura. Por lo tanto, debemos mantener siempre bien hidratada esta parte del rostro y realizar cada día algunos ejercicios o estiramientos para mantener el tono.

  • Podemos hacerlo tumbados, sentados o de pie. Lo importante es mover el cuello en todas las direcciones posibles. No obstante, evitaremos llevar la cabeza demasiado hacia atrás.
  • Si estamos tumbados no tendremos este problema. Haremos los movimientos poco a poco, con el objetivo de relajar y flexibilizar toda la musculatura.

3. Exfoliación y cepillado

Para combatir la flacidez del cuello y reducir la papada no podemos olvidarnos de los cuidados de la piel. Debemos adquirir el hábito de exfoliarnos esta parte del cuerpo por lo menos una vez por semana. Podemos usar un producto específico o bien un peeling casero, como por ejemplo los posos del café, la sal, el azúcar o el bicarbonato de sodio.